Conduciendo por primera vez una autocaravana

publicado en: Autocaravanas, Varios | 1

Despues de mucho mirar… llegó la hora de pasar a la acción. Debía de empezar a probar autocaravanas. Quedé con un vendedor que ofrecía una autocaravana veterana por 8.500 euros. Estas fueron mi experiencia y mis sensaciones al volante. Casi lo cuento.

Despues de un breve intercambio de mensajes por whatsapp con el vendedor, quedé con él un viernes por la tarde. 
Estaba nervioso. Nunca había conducido una autocaravana. Tuve una sensación parecida la primera vez que llevé mi caravana despues de comprarla. Aquella fue agradable. El estabilizador hizo que apenas la notase. No sabía si esto seria igual.

Después de perderme un par de veces, y de llamar por teléfono, pude localizar al vendedor que me esperaba en un descampado cerca de una rotonda.Alli estaba junto a una vieja Ford Transit de principios de los 90. 

autocaravana_ford_transit_2_5_diesel_8810133414721949499

La verdad es que tenia muy mala pinta. Estaba amarilla por fuera y las esquinas parecian a punto de separse.

El hombre que me esperaba me abrió la puerta y me pidió que subiese a verla. Le hice caso.

La autocaravana por dentro era realmente vieja. Los muebles estaban gastados y estaba llena de remiendos y agujeros. La tapicería olia mal y tenia pequeños descosidos. El colchón de la capuchina era de gomaespuma. Estaba cubierto por una colcha de hule que en su momento fue blanca.

Por aquella joya pedían 8.500 euros. "Esta rebajada y todo funciona" – me repetia el dueño una y otra vez.

Yo me había propuesto gastar un máximo de 10.000. Entraba en el presupuesto.

Empecé con las tipicas preguntas. ¿La usas mucho? ¿Cuantos kilometros tiene? ¿Has hecho viajes largos con ella? 
No tardó demasiado en decirme que la autocaravana no era suya. Empecé a desconfiar.

Por lo visto el tipo tenía una especie de parking clandestino de autocaravanas en su finca, no muy lejos de allí y el dueño de esa autocaravana le había pedido que la vendiese porque era de "un pueblo de la montaña" y no podía ocuparse él. 

Deseando probar la autocaravana del abuelo de Heidi, le eché un vistazo a la cabina.
El volante de la Ford Transit no tiene mala pinta. Parecía el de un camión. Nada que ver con las FIAT DUCATO antiguas, mas parecidas al volante de un Citroen AX.  Como tuve uno.. no me hacen demasiada gracia.

volante

El volante presentaba gruesas marcas a la altura de los pulgares. Más que marcas eran surcos. Aquella autocaravana tenia batalla.

– ¿Cuantos kilometros decias que tenia? -pregunté.

– No llega a los 100.000. – me dijo el hombre.

Mire el cuentakilometros y me di cuenta de que marcaba 99.878. Solo tenía cinco dígitos.

Aquel tio me tomaba por idiota. Esa caravana podria tener 199.878 o  299.878 kilometros perfectamente.
Aquello correspondía más a lo hecho polvo del vehiculo y a las marcas en el volante.

– ¿Quieres probarla? Arrancala y pruébala.-me dijo.

Me senté en el sillón. Era cómodo. Lo ajusté y encendí el contacto. Todo comenzó a vibrar mientras sacaba la autocaravana del arcen de tierra, y la introducía en la carretera. 

Aquello era lo más parecido a conducir un tractor. Había que pisarle muy fuerte para que comenzara a acelerar. Lo hacía lentamente.
La cabina crujía y daba vaivenes. Parecía que se iba a desmontar en cualquier momento. El motor sonaba fuerta como si fuese a explotar.
Me acojoné.

Al llegar a una rotonda me di cuenta que tenía que pisar muy fuerte el freno para que comenzase a frenar. En la primera casi nos estampamos contra un coche que daba la vuelta. Me acojoné todavía más.

rotonda

Solo queria bajarme de aquella cosa con vida y a ser posible entero. Estuve a punto de dejarsela a él pero mi amor propio hizo que siguiese conduciendo hasta poder dar la vuelta en la siguiente rotonda.

– El freno está un poco duro, ¿no? -le dije pisando el pedal hasta el fondo y apretando los dientes.

El se rió. 

– ! Písale más ! – me decía- Que vamos muy lentos…

No le hice caso. Por nada de este mundo meteria a mi familia en ese ataud gigante, pensaba mientras llegamos al descampado donde tenía el coche. Me bajé y le dije que no me interesaba.

A partir de ese momento decidí subir un poco el presupuesto y lo cifré entre 12.000 y 15.000 euros.

 

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

  1. Charlando en el Patio

    Buffff que aventura!!! Te recomiendaría que mirase en concesionarios oficiales, siempre tienen modelos de 2ª mano. No me fiaría de un particular en un vehículo así. Por tu zona tienes muchos concesionarios. Ya nos vas contando.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.