El Botiquín de la caravana (Parte I)

publicado en: Consejos | 1

Como dice el refrán “Más vale prevenir que curar” y por ello es necesario un buen botiquín en nuestra caravana ( y también en el coche). Nunca sabemos cuando podemos necesitarlo.

Llevar un botiquín es fundamental en cualquier viaje. Esto lo sabemos todos. Pero es mucho más importante aún en nuestra caravana o autocaravana. ¿Por que? Pues muy sencillo, por la naturaleza de nuestros viajes.

Nosotros los campistas con frecuencia buscamos sitios apartados donde poder relajarnos. Parques naturales, campings de montaña, playas desiertas… aunque cada vez son más difíciles de encontrar todavía existen. Y en ocasiones suelen estar lejos de hospitales y centros de salud.

También tenemos que tener en cuenta los peligros propios de la naturaleza: picaduras de insectos, torceduras de tobillo, caídas…  Y los peligros se multiplican cuando vamos con niños ya que no paran quietos ni un segundo.

Por lo tanto.. ¿que botiquín llevar en la caravana?

Lo más sencillo es comprar un Botiquin ya preparado como este que cuesta unos 20 euros. Aún así no llevará medicamentos ni siquiera sin receta.

Aunque ese es ideal para llevarlo en el coche, se queda corto para la caravana.

Por ello nosotros nos hemos preparado un botiquín mucho más completo que nos ha venido muy bien en varias ocasiones.
El merito es totalmente de mi mujer que es enfermera (un saludo cariño). Veamos que lleva nuestro super-botiquín campista.

TIRITAS

Un clásico que a los niños les cura todos los males. Es mágico el efecto de ponerles una. El dolor se va al instante. No importa que no tengan dibujos ( y mejor que no los lleven porque así te las puedes poner tu sin llamar la atención) Mejor siempre llevar de sobra.

Las puedes encontrar en el chino de la esquina, en el supermercado, en la farmacia o en Amazon por unos 7 euros 160 unidades.

Te ríes de ellas hasta que te pegas un tajo abriendo una lata de atún con el abrefácil  y luego agradeces que sean resistentes al agua.

CLORHEXIDINA

Cuando yo era pequeño mi madre me curaba las heridas con agua oxigenada, alcohol y más tarde con Yodo. Actualmente en hospitales y centros de salud se usa la Clorhexidina, una sustancia incolora que se suele aplicar en Spray sobre las heridas.

La clorhexidina es una sustancia desinfectante de acción bactericida y fungicida que se encuentra en el listado de Medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud, una lista que contiene los medicamentos más importantes que se requieren en un sistema sanitario.

Normalmente se encuentra en farmacias (extremadamente cara por cierto) o en tiendas online por unos 8 euros gastos de envio incluidos.

Reconozco que yo además llevo agua oxigenada y alcohol, aunque muchas heridas sanan solas simplemente lavando bien la herida con agua y jabón (algo imprescindible antes de aplicar cualquier antiséptico)

PARACETAMOL 

Un auténtico todoterreno del dolor que no puede faltar en ningún botiquín de ningún campista. El paracetamol es un medicamento seguro de utilizar ya que tiene muy pocos efectos secundarios. El único peligro es que su dósis máxima en adultos es de 4 gramos por día (una pastilla cada 8 horas). Cuidadín con pasarnos que nos podemos fastidiar el hígado.
Excelente contra la fiebre y bueno contra el dolor leve (muelas, cabeza, espalda, piernas…)

Lo podemos comprar en nuestra farmacia de siempre o en algunas farmacias online (ya que no requiere receta medica). Su precio ronda los 2 euros.

Obviamente la dosis en niños es menor y por ello el medicamento que se les suele dar es el archiconocido Apiretal que se administra con una jeringuilla por via oral. Normalmente el pediatra nos lo habrá recomendado más de una vez para la fiebre o el dolor leve de nuestro hijo.

 

 

IBUPROFENO

Otro clásico del botiquin del campista. Al igual que el paracetamol ayuda a bajar la fiebre y el dolor. Personalmente (y esto es una opinión mía) creo que es peor contra la fiebre que el paracetamol pero mejor contra el dolor.

No requiere receta médica y suele irritar el estómago por lo que es importante no tomarlo en ayunas. Es un medicamento antiinflamatorio y como tal vendrá  muy bien para reducir la inflamación producida por ejemplo en los dolores de muelas o las hemorroides. También en torceduras de tobillo o dolores de espalda producidos por contracturas.

Al igual que pasa con el paracetamol, en niños se aplica en una dosis reducida y de forma liquida. Es el archiconocido Dalsy, que es como el balsamo de Fierabrás de Don Quijote.. cura todos los males. Para cualquier duda en su adminstración tenemos el Dalsymetro, una aplicación en su página web que nos dirá cuanta dosis de Dalsy darle a nuestro hijo.

 

SUERO FISIOLÓGICO

Muy socorrido para lavar los ojos a los niños o a nosotros mismos. Nunca se sabe cuando se nos va a meter algo en el ojo y es algo extremadamente molesto. También lo usamos para los lavados nasales en caso de catarros de los niños, lo cual les quitará los mocos durante algunas horas y así podremos dormir todos. También lo usamos cuando se acaba el liquido de las lentillas y para lavar las heridas dentro de la caravana (y no usar el agua del depósito llena de gérmenes). Disponible por unos 8 euros (50 monodosis de 5 Ml) en tiendas online como Amazon o en nuestra farmacia habitual.

 

Bueno.. esto es solo la primera parte del artículo y tal vez solo lo más conocido. En la siguiente entrega algunos elementos menos conocidos para picaduras, golpes.. y algún que otro medicamento de emergencia que vendrán muy bien a 2000 km de casa.

¿Y tú? ¿Llevas alguno más en tu botiquín?

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Una respuesta

  1. Me parece un post muy interesante, la verdad e que un botiquín bien preparada nos puede librar de futuros problemas. Lo que es cierto es que cuando vas a un camping estos ya están preparados, pero cuando vas de ruta necesitas el botiquín.
    Cuando vas de camping

    Gracias

Deja un comentario