Precauciones al dejar mucho tiempo inmóvil nuestra caravana

publicado en: Bricolaje, Consejos | 2

Llegó el invierno y es posible que tengamos que dejar la caravana durante varios meses aparcada. Si esto sucede, debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones básicas para que nuestro elemento de acampada permanezca en buen estado. Ruedas, Patas, humedades… Estas son algunas de las recomendaciones básicas si dejamos aparcada nuestra caravana durante largo tiempo.

Cuidado con las patas.

La pregunta sorprenderá a muchos novatos: ¿debo dejar las patas bajadas o subidas si no voy a mover la caravana en un tiempo? La respuesta es sencilla: subidas. La razón  es que si uno de nuestros neumáticos pierde aire, o incluso los dos, las patas no podrán aguantar ellas solas el peso de la caravana (apenas pueden aguantar poco más de cien kilos cada una). Hay gente que se extraña de esto, pero es que la razón de ser de las patas no es sostener el peso de la caravana sino nivelar su superficie. Dormir inclinado es un fastidio y gracias a las patas podremos evitarlo.

He visto gente que en su ignorancia cuando tiene un pinchazo en una rueda intenta usarlas a modo de gato para levantar la caravana. Increible.

Pero si no nos fiamos de dejar únicamente la caravana sobre sus dos ruedas, apoyadas por la rueda Jockey una buena idea es comprar unos caballetes de refuerzo.

Las ruedas mejor bien infladas.

Es recomendable inflarlas un poco más de lo normal para que aguanten mejor el peso de la caravana. En la propia banda del neumático tenemos la presión máxima que soporta. Cuando la vayamos a coger solo tendremos que desinflarlas hasta la presión recomendada por el fabricante.

Si nuestra caravana esta a la intemperie es una buena idea cubrirlas para protegerlas del sol, pero siempre cuidando que no se embolse el agua ya que la goma podría pudrirse.

Es un buen consejo moverla cada mes o mes y medio, para que las ruedas no se deformen. También debemos fijarnos en la maleza junto a las ruedas. Muchos parkings apenas son un trozo de campo vallado.

Por supuesto cada cuatro o cinco años debemos cambiarlas. Las dos. No importa el kilometraje. Hacedlo si no queréis que os pase como a mi y tengáis un pinchazo en la caravana. No se me llevó el suelo de milagro. Ahi veis como me quedó..

 

La rueda Jockey también puede desinflarse.

Si es neumática claro. Si es rígida no tendremos ese problema sino únicamente que se deforme por el peso. Si no conoces la diferencia entre una rueda Jockey rígida y una hinchable y sus ventajas y desventajas puedes consultar nuestro artículo sobre la rueda Jockey. 

Las humedades, ese gran enemigo.

Antes de dejar nuestra caravana debemos revisar que estén bien cerradas todas las ventanas y rejillas, claraboyas y salidas de humo. Una claraboya abierta puede acabar con vuestra caravana. Y no exagero. He visto auténticos destrozos por agua en caravanas nuevas. Recordad que una gran parte de nuestra casa rodante está hecha de madera: los muebles y el suelo. Y si tenéis la suerte de que no os entre el agua se os llenará de polvo. Mejor todo bien cerrado. Y revisad siempre las esquinas y el suelo para detectar partes demasiado blandas que indiquen filtraciones del exterior.

La foto de abajo es de una caravana en la que dejaron una ventana abierta.

El WC químico mejor vacío.

Aunque un water quimico no tiene porque oler, si lo dejamos varios meses sin usar puede hacerlo. No merece la pena arriesgarnos y no cuesta nada vaciarlo antes de guardarla. Si alguien tiene dudas se su funcionamiento le recomiendo que visite el artículo más leído del blog: El wc químico de la caravana.

Cuidado con el gas.

Parece obvio decirlo pero SIEMPRE hay que cerrar el gas cuando no lo utilicemos. Si además vamos a estar varios meses sin usarlo, podemos incluso quitar la alcachofa. Recordad que las botellas siempre hay que almacenarlas en lugares donde haya circulación de aire. Antes de usar la caravana es recomendable ventilarla bien por si acaso. Aprovecho para recordar que las instalaciones de gas se deben revisar periódicamente (recordar que las caravanas de menos de 750 Kg no pasan ITV)

Ojo con la comida.

Muchos de nosotros tenemos una auténtica despensa en la caravana. Latas, pasta, bricks, pueden conservarse muy bien durante largas temporadas siempre que estén bien envasados. Los insectos se cuelan por cualquier rendija y pueden ser una molestia, por ello mejor nuestra despensa siempre limpia. La comida perecedera siempre fuera de la caravana o cuando volvamos el olor puede ser terrible. Revisad bien las fechas de caducidad, especialmente la de los refrescos/cervezas y los tetrabricks: no aguantan el paso del tiempo tan bien como pensáis.

Y por supuesto, un antirrobo.

Hemos hablado alguna vez ya de como proteger nuestra caravana frente a los amigos de lo ajeno. Poner un cepo a la rueda o un candado a la bola son medidas recomendables. Tienen un efecto más disuasorio que efectivo, ya que sii nos la quieren robar nos la robarán, pero la probabilidad de que desistan nada más ver el antirrobo es alta. ¿Por que forzar nuestro candado si la del vecino no tiene ninguno?

Nada de aparcarla en la calle.

Ya hemos hablado alguna vez sobre los graves peligros de aparcar nuestra caravana en la calle. Esto se extiende a los terrenos de los amigos o propios. Una caravana es muy fácil de robar y los destrozos que nos pueden hacer al intentar entrar pueden ser terribles. Mejor dejarla en un parking a ser posible cubierto y vigilado.

Mejor revisar nuestra caravana de vez en cuando.

Para evitar sorpresas al menos una vez al mes debemos echarle un ojo a nuestra caravana para revisar las ruedas y ventilarla bien. No seréis los primeros que dejan un año la caravana a su suerte y se quedan sin ella.  Para ello es fundamental escoger un buen parking de caravanas.

En fin.. ¿se os ocurre alguna recomendación más?

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 Respuestas

  1. No estoy de acuerdo con lo de las patas. Es cierto que no se deben de usar para levantar el peso de la caravana, es un error común y que puedes fastidiar la pata y el suelo. Solo resisten las caravanas que tienen las patas reforzadas Unidas directamente en el chasis.
    Si no bajas las patas todo el peso se reparte en el neumático, provocas deformación y eso es malo para cuando empieces la temporada. A mi se me ha fastidiado un neumático en invierno. Otra cosa es que en un día ventoso la caravana no tiene estabilidad por lo que se te va a mover mucho… Que le puede suceder a la puerta abierta del frigo? A mi se me rompió una bisagra por esto mismo.
    Por eso creo que dejarla con las patas es lo mejor, si pones los caballetes es de 10. Si encima puedes cubrir las ruedas y/o cambiarlas por unas viejas y/o quitarlas directamente eres Dios (de las tres se hace poco una de las opciones, adivina cual)
    ????

  2. Hola, nos ha gustado la entrada y le hemos dado difusión en nuestro blog enlazando a esta página!

    Saludos!

Deja un comentario