Los fijos en los campings

publicado en: Campings | 0

Aunque legalmente no se puede vivir en un camping existen personas que pasan largas temporadas en ellos. Una práctica cada vez más incómoda para algunos campings que muchos intentan eliminar.

Ya hemos visto en algun artículo anterior como está prohibido vivir en un camping. Aunque esto en la práctica es así, existen mecanismos para burlar esas prohibiciones como hacer contratos de 11 meses al año y uno solamente de parking, o hacer dos contratos de seis meses al año (uno a cada conyuge si es para una pareja).

¿Realmente hay gente que vive en los campings?

Aunque seguro que habrá gente que lo haga, lo normal es usarlos de segunda residencia. Es decir, dejamos nuestra caravana o tienda en la parcela durante todo el año y luego vamos cuando nos apetece.Se puede distinguir fácilmente a esta gente viendo sus parcelas con pérgolas, vallas e incluso sofás dentro de los avances.

En muchas ocasiones al observar ciertas parcelas con estos elementos veremos que están vacías. Si trabajan probablemente lleguen el fin de semana, puentes, festivos y en vacaciones. Y si no trabajan o están jubilados, probablemente alternen temporadas en el camping y en su casa. Normalmente aprovechando el buen tiempo para estar en caravana o tienda y yéndose a casa con lluvia, nieve o frío.

Invernando en el camping.

En la Costa Mediterránea es una práctica habitual que algunos extranjeros lleguen en Septiembre u Octubre. Son meses en los que empieza la temporada baja, los campings suelen estar vacíos y son más económicos.

Los Giris aprovechan para pasar aquí el invierno, mucho más suave que en sus países de origen, volviendo a su casa en Mayo o Junio. Británicos, Alemanes, daneses, noruegos y suecos son los que más suelen venir, cual golondrinas, a pasar el invierno con nosotros.

¿Qué cuesta pasar largas temporadas en un camping?

Los campings suelen ofrecer descuentos en función del número de días que pasemos en ellos. No es lo mismo ir un fin de semana que quedarnos varios meses. En un camping estándar en temporada baja, un mes de estancia de fines de semana nos supondrá mensualmente entre 200 y 300 euros si dejamos la tienda o caravana fija y solo vamos los fines de semana y entre 300 y 400 euros si decidimos estar todos los días.

El problema suele venir cuando llega la temporada alta, normalmente en Julio y Agosto y los campings aumentan bastante sus tarifas. En ese momento muchos campings, normalmente los más pequeños, empiezan a quedarse sin parcelas para alquilar. Por ello algunos cobran un suplemento a sus fijos durante estos dos meses. Un sobrecoste que puede llegar incluso a triplicar lo que pagan habitualmente. Otros en cambio “prorratean” las cuotas de esos dos meses entre todo el año, sumando ese coste a la cuota mensual.

¿Cómo se libran los campings de los fijos?

La forma más sencilla es no renovar sus contratos o simplemente subirlos de forma escandalosa una vez finalicen. Para aquellos con contrato en vigor a veces basta con pedir que retiren los elementos fijos (macetas, vallas, casetas, pergolas) alegando que la normativa no los permite. Muchos fijos acaban por marcharse una vez que les han desmantelado sus chiringuitos.

¿Y tú? ¿Conoces o has estado de fijo en un camping?

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.