Nochevieja en el Camping Marjal de Crevillente

publicado en: Campings, Cronicas de viajes | 2

Nunca habíamos pasado la nochevieja en un camping, Así que cuando le dijeron a mi mujer que tenia libre el último fin de semana del año decidimos probarlo y hacer una escapada de última hora. Escogimos uno de los Campings más grandes y mejor acondicionados de España: el Camping Marjal de Crevillente, en el sur de Alicante.

33

¿Vacaciones improvisadas? Mejor en un camping.

Es muy fácil improvisar cuando vas de Camping, incluso en temporada alta. Exceptuando en la zona de costa en pleno Agosto, es casi imposible no encontrar hueco para un fin de semana.

En el Marjal de Crevillente es sencillo encontrar sitio, dado que tiene más de 1.000 parcelas. Es inmenso. Incluso dispone de un pequeño trenecito para desplazarse por el camping. A pesar de que según nos comentaron en recepción, el camping había registrado más campistas que nunca, no fue nada difícil encontrar parcela. Eso sí, al fondo del camping. Eso para mi no es un problema, adoro la tranquilidad.

Así que el miércoles 30 de Diciembre, dos días antes de fin de año y después de comer, enganchamos la caravana y partimos desde San Juan hasta Crevillente. Poco más de tres cuartos de hora de camino.

Nada más llegar a la recepción, nos dieron la oportunidad de abonar las cuatro noches por adelantado (de Miercoles a Domingo). Total 129 Euros para dos adultos, dos niñas de cinco años, caravana y coche. La luz la abonaríamos el día de salida dependiendo del consumo ( Unos 15 euros más). Nuestro fin de año salía por menos de 150 euros.

El camping estaba dividido al 50% entre turistas nacionales y extranjeros, que pasan el invierno en nuestro país para escapar del frío. Una buena parte de ellos vuelven a su país en los meses de verano, huyendo del espantoso y húmedo calor que hace aquí en Alicante.

Es precisamente la presencia de extranjeros lo que hace del camping en Navidad un lugar especial. Prácticamente todos ellos decoraban sus caravanas y autocaravanas con luces y más luces, muñecos de nieve o de Papa Noel y árboles de navidad. Era espectacular como estos jubilados decoraban sus parcelas. Eso si. De español ni hablamos.

navidad

 

Marjal: Un oasis con actividades.

Aunque ya conocíamos el camping y nuestra primera impresión del Camping Marjal no fue del todo buena, después de esa primera experiencia hemos repetido un par de veces y nuestra opinión ha ido mejorando con el tiempo. Solo hay que saber a dónde vas para no sufrir desengaños.

El Camping Marjal de Crevillente es lo más parecido a un resort vacacional de esos donde apenas es necesario salir. Mi recomendación es si visitáis este camping es para pasar en él la mayor parte del tiempo. Si queréis hacer turismo por Alicante o visitar diariamente las playas, es mejor que escojáis otro camping como cualquiera de Benidorm o La Marina.

En la zona donde está el Camping Marjal no hay prácticamente nada cercano. Por eso es uno de los campings con mejor animación que podrás encontrar (para mi el mejor). Actividades diarias para niños y adultos. Fiestas continuas en la Plaza Marjal. Un supermercado muy bien equipado y a precios económicos. Un bar y un restaurante de buffet con muy buena comida internacional y precios ajustados. Un gimnasio con SPA. Y un Miniclub infantil con parque de bolas, talleres de manualidades, cocina para niños, y por supuesto las piscinas tropicales en verano.

miniclub-marjal

Por tanto, si quieres disfrutar de estar en un camping, el Marjal de Crevillente es a mi juicio, uno de los mejores.

Alicante, un invierno suave.

Lo único que me preocupaba de salir con la caravana en fin de año era el clima. Como tenemos niñas pequeñas, nos asusta no poder disfrutar del camping y que los días terminen a las siete de la tarde encerrados en la caravana.

Descartada la lluvia (aquí en Alicante cuando llueve no salimos de casa) las previsiones meteorológicas anunciaban que el clima no sería demasiado frío. La temperatura media se preveía de 8 a 10 grados por la noche y de 15 a 20 por el día.

Montamos el avance nada mas llegar y nos preparamos para aislarlo bien. Tapamos todos los huecos con plásticos y pusimos en el medio un pequeño convector de aire que siempre llevamos en la caravana. Por la noche, encendimos el convector con el temporizador. Apenas pasamos frío. Prueba superada. Casi como en casa.

Cena de nochevieja con los vecinos de casa.

La casualidad hizo que nuestros vecinos del piso de abajo (un saludo para Jesús y Rosana) comprasen una caravana el año pasado y que escogiesen como nosotros el Marjal para pasar su fin de año. Fue coincidencia, ya que lo nuestro fue improvisado.

Ellos llegaron el jueves, y compartimos dos cenas y una comida y lo pasamos muy bien. Es curioso que nuestra primera comida con los vecinos del piso fuese a 50 kilómetros de casa. Cosas del camping.

Para la noche de fin de año se montó un gran escenario, anunciaron las uvas y abrieron el mini club para los niños. Apenas pudimos disfrutar del ambiente, ya que en apenas una hora pasada la medianoche, nuestras dos pequeñas cayeron rendidas. Cosas de los niños.

IMG_01012016_010700

Pero al menos disfrutamos de las uvas y el cava de rigor. Había muchísima gente y mucho ambiente. Fue un acierto coger los carritos de paseo, aunque las niñas apenas caben ya en ellos.

feliz2016_marjal

 

Lo malo.

Hubo dos puntos negativos en nuestra estancia. El primero de ellos fue que los aseos y fregaderos correspondientes a nuestro sector del camping estaban cerrados, abriendo únicamente el aseo de minusválidos. La explicación que nos dió el camping fue que les pilló el toro y tuvieron que abrir un sector que normalmente solo utilizan los extranjeros, y ellos “apenas usan los aseos” y “nunca se quejan”. Excusas. Supongo que fregar fregarán también. Pues nada, a coger el coche para vaciar el WC o para fregar. Muy mal. No puede haber campistas de primera y de segunda pagando lo mismo.

Otro punto negativo fue la cercanía de las parcelas a la autovía, Alicante-Murcia. Se oían los coches durante todo el día, y especialmente durante la noche, cuando el silencio resaltaba más el sonido de los camiones. Ya sabéis, si vais al camping Marjal de Crevillente, mejor coged las parcelas de la izquierda de la calle principal.

Conclusión.

Muchas veces los mejores planes son los improvisados. Tal vez porque al no tener expectativas estas nunca se frustran. Lo pasamos muy bien y seguro que repetiremos. Así que si os quedáis alguna vez  sin tiempo para organizar una escapada (semana santa, verano, navidades, puentes.. ) probad en un camping aunque sea en bungalows.

!! Merece la pena !!

IMG_01012016_000324

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 Respuestas

  1. Excelente opinión. Muchas gracias por la información.

  2. Jose Miguel

    Gracias a ti Juanma !!

Deja un comentario