Ruta por Francia rumbo a Eurodisney (X): El impresionante Mont Saint-Michel

publicado en: Cronicas de viajes | 0

Por fin llegó la última etapa de nuestro viaje en la que visitamos uno de los monumentos más famosos de Francia: El Monte Saint-Michel. Una gigantesca abadía construida sobre una pequeña isla rocosa en la región de Normandía. Sin proponernoslo dejamos lo mejor del viaje para el final.

El Monte Saint Michel debe su nombre a la abadía que lo corona, consagrada al culto del Arcangel San Miguel. Recibe más de tres millones de visitantes al año, lo cual lo convierte en uno de los sitios más visitados de Francia.

En lo alto de la abadía hay colocada una estátua del Arcangel San Miguel a unos 170 metros por encima de la orilla.

Las mareas espectaculares de la bahía (hasta 15 metros de altura, dos veces al día) contribuyeron  a hacer del monte una autentica fortaleza. . Durante siglos únicamente era accesible por vía terrestre en los momentos de marea baja, y por mar cuando la marea era alta. Actualmente se puede acceder a la abadía en todo momento gracias una carretera que lleva a los pies de la roca.

La historia de como se construyó la abadía en el monte es muy curiosa. Nos explicó la leyenda un simpático guía en la visita guiada que hicimos, que por cierto está incluida con la entrada (10€ por persona y gratis para los menores de 18 años).

Resulta que allá por el siglo VII se le apareció en sueños al obispo de Avranches, llamado Auberto, el mismísimo Arcangel San Miguel.

Le susurró mientras dormía que debía construir una iglesia en lo alto del Mont Tombé, que es así como se llamaba antes el Monte. El pobre obispo pensó que solo había sido un sueño y se olvidó del tema.

Más tarde se le volvió a aparecer el Arcángel, esta vez con más insistencia y el obispo lo volvió a ignorar.

La tercera visita de San Miguel se produjo unos días después y no fue nada amable. Tocó con uno de sus dedos la cabeza del obispo Auberto mientras dormía y le hizo un agujero en el cráneo. Al día siguiente el obispo empezó a recaudar fondos.

Poco tiempo después se empezaron a edificar pequeñas construcciones sobre el monte que a partir del siglo X se fueron transformando en la abadía benedictina que nos encontramos hoy en día. La vista desde lo alto de la abadía (más de 100 metros) es impresionante.

Para visitar el Monte Saint-Michel escogimos un camping llamado Camping de la Selune un camping situado a apenas 13 kilometros del aparcamiento del parque. Bien es cierto que existe un camping muy cerca, pero por comodidad (y por precio) decidimos dejar la caravana cerca de la autovía.

Es un camping muy económico (lo normal en Francia) que nos costó unos 23 euros por noche.

Los precios en la puerta.. para que nadie se extrañe. Que raros son estos franceses…

El camping Selune es una pradera verde rodeada de árboles con postes de luz cada veinte metros. Los aseos son correctos pero no esperéis grandes lujos. Cerca del camping hay algunas tiendas y panaderías, ya que está en un pequeño pueblecito típico francés.

Al camping llegamos por la mañana. Una vez instalados comimos pronto y a eso de las doce nos fuimos a visitar el monte, en apenas 20 minutos ya estábamos en el parking, que está alejado un par de kilómetros al sur. Sorprende verlo conforme nos acercamos surgir de los campos cercanos.

Desde el parking será necesario coger allí un autobús que nos llevará hasta un complejo cercano al monte donde hay cafeterías, restaurantes y hoteles (y también un pequeño camping). Una vez allí podemos ir caminando por una larga pasarela o tomar otro autobús hasta la entrada.

Según la fecha y la hora en la que lo visitemos podemos encontrarnos el monte rodeado por agua

O por arena como fue nuestro caso..

Esto es posible gracias a que en el Mont-Saint-Michel se dan las mayores mareas de Europa. Cuando la marea baja el mar se sitúa a 15 kilometros de la costa, dejando charcos y lodo rodeando el monte. Cuando la marea vuelve a subir el nivel del mar sube hasta los 15 metros de profundidad.

Entrando al recinto a mano izquierda, nos encontramos con la recepción donde podemos comprar las entradas. 10 € para los adultos y gratis para los menores de 18 años. La entrada incluye una visita guiada en nuestro idioma. Es muy recomendable hacerla. Dura alrededor de una hora y media y nos permitirá conocer la historia y la arquitectura de la abadía.

Una vez comprada la entrada aun nos quedarán unas cuantas cuestas y escaleras para llegar a la entrada, rodeadas de tiendas y cafeterías.

Poco a poco iremos ascendiendo hasta la entrada de la abadía.

Una gigantesca bola de metal nos dio la bienvenida al llegar a la puerta de la abadía.

Las vistas comenzaban a ser espectaculares.

Una vez arriba nos tocó esperar a que la gente del grupo de la visita guiada en español se reuniese. El de azul fue nuestro guía, un estudiante de historia que había vivido en España varios años.

Nos comentó que era muy peligroso cruzar por el lodo debido a que hay pozos ocultos. Se tardan varias horas en cruzar la bahía a pie y el peligro de que nos sorprenda la marea es alto.

En apenas 12 horas podemos tener 15 metros de agua en algunas zonas. Esto convirtió a la abadía en una fortaleza inexpugnable resistiendo a numerosos asaltos en la antiguedad.

El interior esta bien conservado. En la abadía vivían unos 60 monjes benedictinos. Estos monjes hacían cuatro votos: voto de pobreza, voto de castidad, voto de obediencia y voto de silencio.

La abadía como fue habitual en la época fue arrasada varias veces por el fuego y luego reconstruida. La fachada de la iglesia por ejemplo es bastante más reciente.Varios reyes y nobles vinieron de visita a la abadía con todo su séquito.

 

Y después de un intenso día, compramos postales y algún regalo y nos fuimos al camping. El día siguiente iniciábamos la vuelta.

Ruta por Francia rumbo a Eurodisney (VIII): Normandía y los Acantilados de Etretat

Ruta por Francia rumbo a Eurodisney (VII): !! Llegamos a Disneyland Paris !!

Ruta por Francia rumbo a Eurodisney (VI): La casa de Leonardo Da Vinci y el Castillo más grande del Loira

Ruta por Francia rumbo a Eurodisney (V): Los Castillos del Loira

Ruta por Francia rumbo a Eurodisney (IV): Burdeos y la llegada al Valle del Loira

Ruta por Francia rumbo a Eurodisney (III): !!! Vive le France !!!

Ruta por Francia rumbo a Eurodisney (II): Bienvenidos al Norte.

Ruta por Francia rumbo a Eurodisney (I): El viaje y sus preparativos.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.